lunes, 6 de agosto de 2012

The Heart Never Lies Capítulo 21

Capítulo 21.- Otro viernes más.

{POV Ashley}
         Otra vez más, el sonido del despertador. Definitivamente, odiaba madrugar, aunque no creo que sea algo que a alguien le guste. Apagué el despertador de un manotazo, estaba muy en el borde y el despertador cayó. Resoplé y me deslicé para recogerlo y colocarlo en la mesilla. Me tumbé mirando hacia arriba y miré a mi izquierda, dónde estaba dormido Dougie.
         No sabía que me pasaba con él, como en ese poco tiempo que le conocía me había podido enamorar de él, después de lo de Jerry… Hoy hacía una semana de eso, un viernes más. Parecía mentira que hubiese sido tan poco tiempo. Lo observé mientras dormía, respirando tranquilamente. L sábana fina cubría a penas su otros desnudo. Sonreí y me levanté. Si seguía mirándole podría, es más, llegaría tarde al trabajo.
         Me preparé la ropa y me fui a darme una ducha rápida antes de cambiarme. Cuando salí del baño ya arreglada vi a Dougie todavía durmiendo. Era cierto que intentaba hacer el menor ruido posible., pero no sabía como no se despertaba. Salí de la habitación y bajé las escaleras sigilosamente. Llegué a la cocina y me encontré a Danny mirando por la ventana con un vaso en la mano.
         -Buenos días- dije bajito. Él me miró y sonrió-. ¿Qué haces despierto?
         -No podía dormir más.
         -Ganas tienes de madrugar. Yo lo odio. Aunque a veces también me ha pasado eso- dije mirando el reloj, aún tenía tiempo. Me eché leche en un vaso y saqué un paquete de galletas de un armario.
         -¿Cuándo te tienes que ir?
         -En diez minutos. Miriam me espera fuera, al menos tengo tiempo de desayunar.
         -Miriam es la chica que hizo de mi acompañante en la fiesta ¿no?
         -Sí, veo que te acuerdas- dije mojando una galleta en la leche-. ¿No será un asunto amoroso?
         -¿El qué?- preguntó sin comprender.
         -Que estés despierto ahora.
         -No, desde luego que por eso no es. Yo no tengo los problemas de pareja que tenéis vosotros.
         -Los tendrás, no te preocupes, ya llegará.
         -Venga, no digas eso, no quiero que llegue.
         -¿No quieres enamorarte?
         -No quiero tener problemas, y enamorarme traería muchos.
         -Pero también tiene sus cosas bonitas.
         -No sé si compensan.
         -Sí que lo hacen, pero el disgusto a veces es mayor que la felicidad.
         -Cambiando de tema… ¿Tu rubio sigue dormido?
         -¿Quién? ¿Dougie?
         -¿Quién va a ser? No creo que otro rubio sea tu novio y duerma contigo. A no ser que estés liada con Tom, cosa que me extraña si dice que se va a casar.
         -Sí, sigue durmiendo, parece que nada lo puede despertar- me reí.
         -Sí es ruido no, normalmente el movimiento es lo que nota.
         -Parece que hayas dormido mucho con él- dije riéndome otra vez.
         -Pues claro. De verdad tienes mucha suerte de estar con él, yo no lo dejaré escapar, si fuese una mujer ya me entiendes, aunque bueno, él es un poco chica.
         -Eh, para de meterte con él.
         -Es para lo que vivo, con Harry y Tom no me puedo meter, ¿has visto sus brazos? Bueno, creo que llegas tarde.
         Miré el reloj, ya habían pasado quince minutos.
         -Mierda.
         -No te preocupes, ya recojo yo, corre que llegas tarde.
         -Vale, ¡gracias!- dije antes de salir por la puerta.
         Cerré la puerta de casa y me subí al coche de Miriam que arrancó inmediatamente.
         -Lo siento, me entretuve hablando con Danny.
         -¿Con Danny?-preguntó extrañada.
         -Sí, se debió de quedar a dormir y cuando me he levantado estaba despierto.
         -Que suerte tienes… ¿Y Doug?
         -Durmiendo, ayer me obligó a irme a la cama en cuanto llegamos a casa, la verdad es que me hacía falta descansar.
         -Cuando lleguemos al trabajo te enseño algo.
         -¿Sobre qué?
         -Sobre ti, cuando lleguemos lo verás.
         -Vale, pero rápido que hoy quiero acabar pronto y tengo trabajo.
         -Tranquila, hoy es el último día de la semana, y la semana que viene habrá un poco menos de trabajo.
         -Ha sido una semana un poco rara para mí.
         -Es lógico, con el tiempo te acostumbrarás.
         Llegamos al trabajo y enseguida me puse a terminar el trabajo que había dejado ayer, pero enseguida Miriam me avisó.
         -Mira ven, esto era lo que te quería enseñar.
         Miré a su pantalla, había una foto de Doug y yo cogidos de la mano, y otra en la cafetería dándonos un beso.
         -Pero… ¿cómo?
         -Los paparazzi están por todas partes, y aunque no os deis cuenta, siguen ahí. Ahora se han confirmado los rumores.
         -¿Y eso es bueno o malo? Yo no soy famosa, siempre he sido amiga de Tom y esto no me ha pasado.
         -Ahí te equivocas, ahora si que eres famosa, esto es distinto. Eres la conocida novia periodista de Dougie Poynter.
         -No sé si me voy a poder a acostumbrar a esto- dije dejándome caer en mi silla.
         -Tranquila, no creo que vaya a ser tan malo, y si le quieres te vas a tener que acostumbrar. Si no te diste cuenta de los periodistas el otro día yo creo que no te acosarán mucho.
         -Espero que sea así.
         Después de aquel descubrimiento seguí trabajando, intentando olvidarme de cómo había cambiado mi vida en aquella semana y del hecho de que ahora saliera en la prensa, y no precisamente por mi amigo Tom, aunque él tenía toda la culpa.
         Miré en el reloj pasado un rato, ya estaba acabando el trabajo, solo me quedaban los últimos detalles. Eran las doce, con suerte a las dos habría terminado. Me levanté de mi sitio para ir a la máquina de café a tomarme un descanso. Pulsé la tecla del chocolate caliente, la verdad es que no era fan del café, me gustaba más el chocolate.
         Llamé a Doug mientras salía el chocolate. Me apetecía hablar con él un rato. A los dos toques me respondió.
         -Hola Ash, ¿qué pasa?
         -Nada, tenía ganas de hablar contigo y despejarme un rato- dije cogiendo el chocolate y soplando.
         -¿Dónde estás? ¿Sigues frente al ordenador trabajando?
         -No, no creo que allí te llamase, estoy frente a la máquina de café.
         -No estarás enganchada al café ¿no?
         -No tranquilo, hoy he dormido bien- dije dando un sorbo al vaso-. Hoy es chocolate, que me gusta más.
         -Es verdad, se me olvidaba lo mucho que te gusta… Ash, te tengo que dejar, Tom quiere que le ayude con algo.
         -Vale. Adiós- me despedí.
         Me terminé el resto del chocolate y lo tiré a la basura. Me acerqué a la ventana y contemplé el paisaje. Desde ahí se veían un parque precioso, en el que no había reparado hasta ahora. Llovía, el mismo tiempo que hacía el día que corté con Jerry, hace tan solo una semana, aunque bueno, en Londres era relativamente normal. Volví a recordarme llorando en el árbol, con el agua cayendo, y el miedo de que me volviese a ocurrir, de que Dougie me hiciera lo mismo, me asaltó.
         De pronto unas manos se posaron en mi cintura. Pequé un bote asustada. Estaba dispuesta a plantarle cara a la persona que se había atrevido a tocarme cuando me dí la vuelta y lo vi.
         -¡Joder que susto!- dije apoyando mi cabeza en su pecho.
         -¿Quién pensabas que era?- me preguntó rodeándome con los brazos, por suerte no había nadie en la sala.
         -Cualquier salido del trabajo. Ya iba a darte un tortazo. Desde luego que no me esperaba que fueras tú. ¿Qué haces aquí?- dije mirándole a los ojos y él sonrió con esa sonrisa que tanto me encantaba.
         -Pues venir a verte, y de paso a secuestrarte.
         -Te habrá visto todo el mundo, estás loco.
         -¿Qué más da? Ya nos vieron ayer y la verdad es que me da igual.
         -¿Lo has visto?
         -Me lo ha dicho Miriam.
         -¿Has estado con Miriam? Vale, te ha visto todo el mundo.
         -Quería darte una sorpresa y vi que no estabas en tu puesto. Luego ya me llamaste y aquí estoy, dispuesto a llevarte conmigo- dijo besándome ligeramente los labios.
         -Me da a mi que eso no va a poder ser posible.
         -¿Por qué?
         -Porque tengo que trabajar, acabaré dentro de dos horas más o menos.
         -Es mucho tiempo…
         -Pues tienes dos opciones, esperarme aquí hasta que salga… O irte a casa de Tom.
         -Creo que te esperaré. Pero sal pronto.
         -Vale, vale, pero vete a la cafetería, allí no te molestarán mucho.
         -¿No puedo esperarte aquí?
         -No, porque en unos minutos esto se llenará y se supone que en esos minutos yo ya tengo que estar trabajando. Así que vamos, entre antes empiece antes termino.
         Le cogí de la mano y le guié hasta la cafetería, en la que no había gente. Me dio un último beso y subí hasta mi puesto de trabajo con  una sonrisa. Me senté y comencé a trabajar, pero Miriam me miraba fijamente.
         -¿Ya te has encontrado con el rubio eh?
         -¿Tanto se nota?
         -Solo hay que verte la cara. Sonríes como una adolescente enamorada.
         -Anda calla.
         -Porque sabes que es verdad. ¿Dónde le has dejado? No parecía muy dispuesto a irse sin ti.
         -En la cafetería, espero que no le reconozca mucha gente. Luego si quieres puedes venirte con nosotros.
         -No quiero estropear cualquier plan romántico que tengáis.
         -Bueno, te dejamos en casa de Tom y comes con los demás, aunque creo que será allí donde comeremos todos.
         -Pues no lo sé yo…
         -¿Has hablado con él y te ha dicho algo?
         -Solo me ha preguntado por ti- dijo con una sonrisa, y pensé que algo me ocultaba, pero decidí dejarlo pasar y seguir trabajando.

¡Hola lagartos lectores! Bueno, pues aquí estoy un día más con capítulo de este fic porque me hacéis muy felices con vuestros comentarios. Esta vez intentaré escribir menos parrafada que en el anterior capítulo. Espero que os guste este capítulo, aunque bueno, confío en que el siguiente os va a gustar más, como véis, es más largo que los anteriores, pero es lo que me pasa con los diálogos, me lio a escribir y acabo haciendo capítulos como este. Bueno, pues que gracias por vuestros comentarios, me alegráis la vida, ya sabéis, repito, que leo también los comentarios via twitter (@DearWeirdMaria) Así que si veo 3 comentarios ya sabéis todos que subo mañana mismo si no hay ningún problema. Así que me despido largartos, hasta la próxima entrega de este fic. Love ya <3

6 comentarios:

  1. ooooh me encantaaaa
    Joo es tan poootitoooooo
    Quiero el siguiente ya !! :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste :D
      Mañana lo subiré :D

      Eliminar
  2. Love is in the air (8)
    Yo también quiero que Dougie me de una sorpresa yéndome a buscar al trabajo antes de tiempo *lloro* Y también quiero despertarme y verle al lado de mi cama dormido... Es tan fucking adorable....Ahora si que lloro snif :'(
    Y Danny me ha quedado con la duda de por qué se levantó tan temprano (?)
    Bueno ya sabes que espero el siguiente as soon as posible! A lot of kisses <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y quién no quiere eso? Todo lo que sea con Doug es perfecto.
      Lo de Danny se irá viendo más adelante.
      Hoy lo subo :D
      Lizard kisses for you <3

      Eliminar
  3. Me encantoooo :)
    Dougie otra vez todo monoso dandole una sorpresa en el trabajo...aaiiins :)
    Y mquede pensativa...en que pensaria danny para no poder dormir.....¿y miriam? Espero averiguarlo pronto....mas te vale que subas en cuanto puedas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado :D
      Hoy subo y te dejo menos con la duda :D

      Eliminar